En un principio, Microsoft buscó ser una compañía neutral en lo que a emisiones de carbono se refiere, pero, según su presidente Brad Smith, 'neutral no es suficiente para satisfacer las necesidades del mundo'.

imagen-post

Microsoft está abordando el calentamiento global comprometiéndose a eliminar más carbono del aire del que genera para 2030.

El ambicioso plan para convertirse en una empresa "carbono negativo" implicará que Microsoft transforme la infraestructura de la compañía para operar con energías renovables y vehículos eléctricos, plantar bosques enteros e invertir mil millones de dólares para financiar tecnologías de captura de carbono.

La compañía pretende que en el año 2030 sus emisiones de carbono tengan valores negativos y, para 2050, su objetivo es el de eliminar del medio ambiente todas las que ha producido desde que se fundo en 1975, esto incluye reducir las emisiones que provienen de los viajes de negocios de los empleados y del suministro de la compañía. cadena de vendedores de fabricación.

El anuncio se ha realizado en el marco de un evento organizado en el campus de Microsoft en Redmond, donde su CEO, Satya Nadella, el presidente, Brad Smith, la CFO, Amy Hood, y el director de Medio Ambiente, Lucas Joppa, compartieron esta nueva estrategia de la compañía y el plan en el que trabajará para alcanzar valores negativos en sus emisiones.

Asimismo, ha anunciado un Fondo para la Innovación Climática de 1.000 millones de dólares que invertirá en el desarrollo de tecnologías que permitan eliminar, capturar y reducir las emisiones contaminantes.

Además, Microsoft pondrá su tecnología a disposición de sus clientes y proveedores, permitiendo así reducir la huella de carbono de estos. A partir del año que viene, Microsoft contemplará también las emisiones de C02 en los procesos de compra de sus proveedores y compartirá un nuevo Informe anual de Sostenibilidad Medioambiental, que detallará el impacto de sus emisiones y los avances por reducirlos.