El plogging consiste el recoger basura mientras haces deporte, en Estocolmo le llaman el running ecosostenile

imagen-post

En algunos lugares de España ya es tendencia quedar para salir a correr y recoger la basura que te vas encontrando a tu paso.

Esta nueva modalidad deportiva, impulsada desde Suecia, conjuga el deporte con el bienestar del medioambiente. El término viene de unir el conocido anglicismo jogging con la expresión sueca plocka upp, que significa «recoger». En algunos países europeos es una tendencia que pisa cada vez con más fuerza, y aquí también está en auge. Solo necesitas una bolsa y tus zapatillas deportivas. 

El "running" ha dado un paso más para convertirse en un deporte con conciencia social.

En Europa esta practica se ha instaurado en muchos países y en los Estados Unidos, la moda se está instalando entre los que están cansados de ver basura en su ruta de ejercicio Emily Wright, una plogger y residente de Virginia (Estados Unidos) declaraba en un artículo a The Washington Post “No puedo pasar al lado de una botella de plástico y no recogerla. Me parece mal que una persona no sea responsable de su basura”.

En la parte física, es el sueño dorado de todo entrenador. Meter sentadillas a mansalva en medio de la carrera es la combinación perfecta para ejercitar glúteos y piernas. Los ploggers aseguran que se pueden quemar alrededor de 300 calorías con 30 minutos de práctica, ya que combina correr con sentadillas cada vez que se recoge un desperdicio. Se ha extendido tanto esta práctica deportivo-ecológica que en las redes sociales quienes lo practican comparten imágenes de sus carreras y los trucos que utilizan para recoger más basura en menos tiempo y aumentar la efectividad del ejercicio físico, utilizando el hashtag #Plogging.

Se ha extendido tanto que ha traspasado las barreras del running y también lo practican los que salen en bicicleta o los que practican deportes de agua.

Las latas de aerosol y los envases tetra pak logran descomponerse en 30 años. Las botellas de plástico de PVC o PET tardan en degradarse de 100 a mil años; son los objetos más contaminantes. En cambio, las bolsas de plástico se degradan en un promedio de 150 años, más rápido que las botellas, porque son más finas. Por esto, esta medida favorece a la salud y el bienestar del medioambiente.

Correr es uno de los ejercicios que mayor beneficios aporta: mejora y refuerza la resistencia, la coordinación, la velocidad, la capacidad pulmonar y la salud cardiovascular. Ahora, además, también preserva el medio ambiente y mejora nuestro entorno. 

Una de las sensaciones más bonitas de los corredores es esa comunión personal con la naturaleza. Ya sea en el parque, en la montaña o junto al mar, salir a entrenar al campo se convierte en una placentera forma de realizar ejercicio físico, gracias a la constante metamorfosis del paisaje. 

Desde Ecosegundos nos alegrar ver que la gente se preocupa por el medioambiente y lanzan estas nuevas propuestas para promoveer su cuidado y apoyamos al 100% todas estas medidas.